1. Feliz el marido de mujer buena, el número de sus días se duplicará.

2. Mujer varonil da contento a su marido, que acaba en paz la suma de sus años.

3. Mujer buena es buena herencia, asignada a los que temen al Señor:

4. sea rico o pobre, su corazón es feliz, en todo tiempo alegre su semblante.

5. Tres cosas hay que teme mi corazón, y una cuarta me espanta: desunión de ciudad, motín de plebe, y falsa acusación: todo ello más penoso que la muerte;

6. pero dolor de corazón y duelo es una mujer celosa de otra, látigo de lengua que con todos se enzarza.

7. Yugo mal sujeto es la mujer mala, tratar de dominarla es como agarrar un escorpión.

8. Blanco de gran ira es la mujer bebedora, no podrá ocultar su ignominia.

9. La lujuria de la mujer se ve en la procacidad de sus ojos, en sus párpados se reconoce.

10. Sobre hija desenvuelta refuerza la guardia, no sea que, si ve descuido, se aproveche.

11. Guárdate de ir tras ojos descarados, no te extrañes si te llevan al mal.

12. Cual caminante sediento abre ella la boca, y de toda agua que se topa bebe; ante toda clavija de tienda, impúdica, se sienta, y a toda flecha abre su aljaba.

13. La gracia de la mujer recrea a su marido, y su ciencia reconforta sus huesos.

14. Un don del Señor la mujer silenciosa, no tiene precio la bien educada.

15. Gracia de gracias la mujer pudorosa, no hay medida para pesar a la dueña de sí misma.

16. Sol que sale por las alturas del Señor es la belleza de la mujer buena en una casa en orden.

17. Lámpara que brilla en sagrado candelero es la hermosura de un rostro sobre un cuerpo esbelto.

18. Columnas de oro sobre basas de plata, las bellas pierras sobre talones firmes.

28. Dos cosas entristecen mi corazón y la tercera me produce mal humor: el guerrero que desfallece de indigencia, los inteligentes cuando son menospreciados, y el que de la justicia al pecado reincide: el Señor le destina a la espada.

29. Difícilmente se libra de falta el negociante, el comerciante no quedará limpio de pecado.



Livros sugeridos


“O Santo Sacrifício da Missa é o sufrágio mais eficaz, que ultrapassa todas as orações, as boas obras e as penitências. Infalivelmente produz seu efeito para vantagem das almas por sua virtude própria e imediata.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.