1. El juez sabio adoctrina a su pueblo, la autoridad del sensato está bien regulada.

2. Según el juez del pueblo, así serán sus ministros, como el jefe de la ciudad, todos sus habitantes.

3. El rey sin instrucción arruinará a su pueblo, la ciudad se edifica sobre la prudencia de los dirigentes.

4. En manos del Señor está el gobierno de la tierra, a su tiempo suscita para ella al que conviene.

5. En manos del Señor el recto camino del hombre, él pone su gloria en el escriba.

6. Sea cual fuere su agravio, no guardes rencor al prójimo, y no hagas nada en un arrebato de violencia.

7. Odioso es al Señor y a los hombres el orgullo, para ambos es un yerro la injusticia.

8. La soberanía pasa de una nación a otra, por las injusticias, las violencias y el dinero.

9. ¿Por qué se enorgullece el que es tierra y ceniza? ¡si ya en vida es su vientre podredumbre!

10. La larga enfermedad deja perplejo al médico, y el que hoy es rey fenecerá mañana.

11. Y cuando un hombre muere, recibe como herencia reptiles, fieras y gusanos.

12. El comienzo del orgullo del hombre es alejarse del Señor, cuando de su Hacedor se apartó su corazón.

13. Que el comienzo del orgullo es el pecado, el que se agarra a él vierte abominación. Por eso les dio el Señor asombrosos castigos, y les abatió hasta aniquilarlos.

14. Los tronos de los príncipes los volteó el Señor, y en su lugar sentó a los mansos.

15. Las raíces de los orgullosos las arrancó el Señor, y en su lugar plantó a los humildes.

16. Las comarcas de las naciones las arrasó el Señor, y las destruyó hasta los cimientos de la tierra.

17. Tomó algunos de ellos y los destruyó, y borró de la tierra su recuerdo.

18. No se ha hecho para los hombres el orgullo, ni el furor de la ira para los nacidos de mujer.

19. ¿Qué raza es honorable? La del hombre. ¿Qué raza es honorable? Los que temen al Señor. ¿Qué raza es despreciable? La del hombre. ¿Qué raza es despreciable? Los que violan sus mandatos.

20. En medio de sus hermanos es honorable el jefe, y los que temen al Señor, a los ojos de él.

22. Sean ricos, llenos de gloria o pobres, su orgullo es el temor del Señor.

23. No es justo despreciar al pobre inteligente, ni procede glorificar al pecador.

24. Grande, juez y poderoso reciben honores, mas no hay mayor entre ellos que el que teme al Señor.

25. Al siervo sabio los hombres libres sirven, y el hombre de saber no lo critica.

26. No te hagas el sabio cuando cumples tu obra, no te gloríes en el momento de tu aprieto.

27. Más vale el que trabaja y le sobra de todo que el que anda gloriándose y carece de pan.

28. Hijo, gloríate con moderación, y estímate en lo que vales.

29. Al que peca contra sí mismo, ¿quién le justificará? ¿quién apreciará al que desprecia su vida?

30. El pobre es honrado por su saber, y el rico lo es por su riqueza.

31. Quien es estimado en la pobreza, ¡cuánto más en la riqueza! quien es despreciado en la riqueza, ¡cuánto más en la pobreza!



Livros sugeridos


“O Senhor se comunica conosco à medida que nos libertamos do nosso apego aos sentidos, que sacrificamos nossa vontade própria e que edificamos nossa vida na humildade.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.