1. Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Salmo de David.

2. Respóndeme cuando te invoco, Dios, mi defensor, tú, que en la angustia me diste un desahogo: ten piedad de mí y escucha mi oración.

3. Y ustedes, señores, ¿hasta cuando ultrajarán al que es mi honor, amarán lo que es falso y buscarán lo engañoso? Pausa

4. Sepan que el Señor hizo maravillas por su amigo: él me escucha siempre que lo invoco.

5. Tiemblen, y no pequen más; Pausa reflexionen en sus lechos y guarden silencio,

6. ofrezcan los sacrificios que son debidos y tengan confianza en el Señor.

7. Hay muchos que preguntan: "¿Quién nos mostrará la felicidad, si la luz de tu rostro, Señor, se ha alejado de nosotros?".

8. Pero tú has puesto en mi corazón más alegría que cuando abundan el trigo y el vino.

9. Me acuesto en paz y en seguida me duermo, porque sólo tú, Señor, aseguras mi descanso.



Livros sugeridos


“O sábio elogia a mulher forte dizendo: os seu dedos manejaram o fuso. A roca é o alvo dos seus desejos. Fie, portanto, cada dia um pouco. Puxe fio a fio até a execução e, infalivelmente, você chegará ao fim. Mas não tenha pressa, pois senão você poderá misturar o fio com os nós e embaraçar tudo.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.