1. Del maestro de coro. Salmo de David.

2. Yo me refugio en ti, Señor, ¡que nunca me vea defraudado! Líbrame, por tu justicia;

3. inclina tu oído hacia mí y ven pronto a socorrerme. Sé para mí una roca protectora, un baluarte donde me encuentre a salvo,

4. porque tú eres mi Roca y mi baluarte: por tu Nombre, guíame y condúceme.

5. Sácame de la red que me han tendido, porque tú eres mi refugio.

6. Yo pongo mi vida en tus manos: tú me rescatarás, Señor, Dios fiel.

7. Yo detesto a los que veneran ídolos vanos y confío en el Señor.

8. ¡Tu amor será mi gozo y mi alegría! Cuando tú viste mi aflicción y supiste que mi vida peligraba,

9. no me entregaste al poder del enemigo, me pusiste en un lugar espacioso.

10. Ten piedad de mí, Señor, porque estoy angustiado: mis ojos, mi garganta y mis entrañas están extenuados de dolor.

11. Mi vida se consume de tristeza, mis años, entre gemidos; mis fuerzas decaen por la aflicción y mis huesos están extenuados.

12. Soy la burla de todos mis enemigos y la irrisión de mis propios vecinos; para mis amigos soy motivo de espanto, los que me ven por la calle huyen de mí.

13. Como un muerto, he caído en el olvido, me he convertido en una cosa inútil.

14. Oigo los rumores de la gente y amenazas por todas partes, mientras se confabulan contra mí y traman quitarme la vida.

15. Pero yo confío en ti, Señor, y te digo: "Tú eres mi Dios,

16. mi destino está en tus manos". Líbrame del poder de mis enemigos y de aquellos que me persiguen.

17. Que brille tu rostro sobre tu servidor, sálvame por tu misericordia;

18. Señor, que no me avergüence de haberte invocado. Que se avergüencen los malvados y bajen mudos al Abismo;

19. que enmudezcan los labios mentirosos, los que profieren insolencias contra el justo con soberbia y menosprecio.

20. ¡Qué grande es tu bondad, Señor! Tú la reservas para tus fieles; y la brindas a los que se refugian en ti, en la presencia de todos.

21. Tú los ocultas al amparo de tu rostro de las intrigas de los hombres; y los escondes en tu Tienda de campaña, lejos de las lenguas pendencieras.

22. ¡Bendito sea el Señor! Él me mostró las maravillas de su amor en el momento del peligro.

23. En mi turbación llegué a decir: "He sido arrojado de tu presencia". Pero tú escuchaste la voz de mi súplica, cuando yo te invocaba.

24. Amen al Señor, todos sus fieles, porque él protege a los que son leales y castiga con severidad a los soberbios.

25. Sean fuertes y valerosos, todos los que esperan en el Señor.



Livros sugeridos


O Pai celeste está sempre disposto a contentá-lo em tudo o que for para o seu bem”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.