1. Canto de peregrinación. Levanto mis ojos hacia ti, que habitas en el cielo.

2. Como los ojos de los servidores están fijos en las manos de su señor, y los ojos de la servidora en las manos de su dueña: así miran nuestros ojos al Señor, nuestro Dios, hasta que se apiade de nosotros.

3. ¡Ten piedad, Señor, ten piedad de nosotros, porque estamos hartos de desprecios!

4. Nuestra alma está saturada de la burla de los arrogantes, del desprecio de los orgullosos.



Livros sugeridos


“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.