1. En cuanto amaneció, los sumos sacerdotes se reunieron en Consejo con los ancianos, los escribas y todo el Sanedrín. Y después de atar a Jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato.

2. Este lo interrogó: «¿Tú eres el rey de los judíos?». Jesús le respondió: «Tú lo dices».

3. Los sumos sacerdotes multiplicaban las acusaciones contra él.

4. Pilato lo interrogó nuevamente: «¿No respondes nada? ¡Mira de todo lo que te acusan!».

5. Pero Jesús ya no respondió a nada más, y esto dejó muy admirado a Pilato.

6. En cada Fiesta, Pilato ponía en libertad a un preso, a elección del pueblo.

7. Había en la cárcel uno llamado Barrabás, arrestado con otros revoltosos que habían cometido un homicidio durante la sedición.

8. La multitud subió y comenzó a pedir el indulto acostumbrado.

9. Pilato les dijo: «¿Quieren que les ponga en libertad al rey de los judíos?».

10. Él sabía, en efecto, que los sumos sacerdotes lo habían entregado por envidia.

11. Pero los sumos sacerdotes incitaron a la multitud a pedir la libertad de Barrabás.

12. Pilato continuó diciendo: «¿Qué quieren que haga, entonces, con el que ustedes llaman rey de los judíos?».

13. Ellos gritaron de nuevo: «¡Crucifícalo!».

14. Pilato les dijo: «¿Qué mal ha hecho?». Pero ellos gritaban cada vez más fuerte: «¡Crucifícalo!».

15. Pilato, para contentar a la multitud, les puso en libertad a Barrabás; y a Jesús, después de haberlo hecho azotar, lo entregó para que fuera crucificado.

16. Los soldados lo llevaron dentro del palacio, al pretorio, y convocaron a toda la guardia.

17. Lo vistieron con un manto de púrpura, hicieron una corona de espinas y se la colocaron.

18. Y comenzaron a saludarlo: «¡Salud, rey de los judíos!».

19. Y le golpeaban la cabeza con una caña, le escupían y, doblando la rodilla, le rendían homenaje.

20. Después de haberse burlado de él, le quitaron el manto de púrpura y le pusieron de nuevo sus vestiduras. Luego lo hicieron salir para crucificarlo.

21. Como pasaba por allí Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que regresaba del campo, lo obligaron a llevar la cruz de Jesús.

22. Y condujeron a Jesús a un lugar llamado Gólgota, que significa: «lugar del Cráneo».

23. Le ofrecieron vino mezclado con mirra, pero él no lo tomó.

24. Después lo crucificaron. Los soldados se repartieron sus vestiduras, sorteándolas para ver qué le tocaba a cada uno.

25. Ya mediaba la mañana cuando lo crucificaron.

26. La inscripción que indicaba la causa de su condena decía: «El rey de los judíos».

27. Con él crucificaron a dos bandidos, uno a su derecha y el otro a su izquierda.

28. Así se cumplió la Escritura que dice: y fue contado entre los malhechores.

29. Los que pasaban lo insultaban, movían la cabeza y decían: «¡Eh, tú, que destruyes el Templo y en tres días lo vuelves a edificar,

30. sálvate a ti mismo y baja de la cruz!».

31. De la misma manera, los sumos sacerdotes y los escribas se burlaban y decían entre sí: «¡Ha salvado a otros y no puede salvarse a sí mismo!

32. Es el Mesías, el rey de Israel, ¡que baje ahora de la cruz, para que veamos y crea-mos!». También lo insultaban los que habían sido crucificados con él.

33. Al mediodía, se oscureció toda la tierra hasta las tres de la tarde;

34. y a esa hora, Jesús exclamó en alta voz: «Eloi, Eloi, lamá sabactani», que significa: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?».

35. Algunos de los que se encontraban allí, al oírlo, dijeron: «Está llamando a Elías».

36. Uno corrió a mojar una esponja en vinagre y, poniéndola en la punta de una caña, le dio de beber, diciendo: «Vamos a ver si Elías viene a bajarlo».

37. Entonces Jesús, dando un gran grito, expiró.

38. El velo del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

39. Al verlo expirar así, el centurión que estaba frente a él, exclamó: «¡Verdaderamente, este hombre era Hijo de Dios!».

40. Había también allí algunas mujeres que miraban de lejos. Entre ellas estaban María Magdalena, María, la madre de Santiago el menor y de José, y Salomé,

41. que seguían a Jesús y lo habían servido cuando estaba en Galilea; y muchas otras que habían subido con él a Jerusalén.

42. Era un día de Preparación, es decir, víspera de sábado. Por eso, al atardecer,

43. José de Arimatea -miembro notable del Sanedrín, que también esperaba el Reino de Dios- tuvo la audacia de presentarse ante Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús.

44. Pilato se asombró de que ya hubiera muerto; hizo llamar al centurión y le preguntó si hacía mucho que había muerto.

45. Informado por el centurión, entregó el cadáver a José.

46. Este compró una sábana, bajó el cuerpo de Jesús, lo envolvió en ella y lo depositó en un sepulcro cavado en la roca. Después, hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro.

47. María Magdalena y María, la madre de José, miraban dónde lo habían puesto.



Livros sugeridos


“Se você tem dúvidas sobre a fé é exatamente porque tem fé!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.