1. Estas son las últimas palabras de David: Oráculo de David, hijo de Jesé, oráculo del hombre elevado a lo alto, el ungido del Dios de Jacob y el cantor de los himnos de Israel.

2. El espíritu del Señor habla por mí y su palabra está en mi lengua;

3. ha hablado el Dios de Jacob, la Roca de Israel me ha dicho: El que gobierna a los hombres con justicia, el que gobierna con temor de Dios

4. es como la luz matinal al salir el sol, en una mañana sin nubes: con ese resplandor, después de la lluvia, brota la hierba de la tierra.

5. Sí, mi casa está firme junto a Dios, porque él estableció por mí una alianza eterna, bien estipulada y garantida. ¿Acaso él no hace germinar lo que me da la victoria y lo que cumple mis deseos?

6. En cuanto a los malvados, son todos como espinas que se tiran y no se las recoge con la mano:

7. el que las toca se arma de un hierro o del asta de una lanza, y allí mismo son consumidas por el fuego.

8. Estos son los nombres de los Guerreros de David: Isbaal, el jacmonita, jefe de los Tres. Él empuñó su lanza contra ochocientos hombres y los mató de una sola vez.

9. Después de él, Eleazar, hijo de Dodó, el ajojita, uno de los Tres Valientes. Este estaba con David en Pas Damím, donde los filisteos se habían concentrado para el combate. Los hombres de Israel emprendieron la retirada,

10. pero él resistió e hirió a los filisteos, hasta que se le acalambró la mano y se le quedó pegada a la espada. Aquel día, el Señor alcanzó una gran victoria, y el pueblo se reagrupó detrás de Eleazar, pero sólo para recoger los despojos.

11. Después de él, Samá, hijo de Agué, el jararita. Los filisteos se habían concentrado en Lejí. Allí había una parcela de campo toda sembrada de lentejas, y el ejército huyó delante de los filisteos.

12. Pero él se apostó en medio del campo, lo defendió y derrotó a los filisteos. Así el Señor alcanzó una gran victoria.

13. Tres de los Treinta bajaron juntos, durante el tiempo de la cosecha, y se unieron a David en la cueva de Adulám, mientras un destacamento de los filisteos acampaba en el valle de Refaím.

14. David se encontraba entonces en el refugio, y una guarnición filistea estaba en Belén.

15. David manifestó este deseo: "¡Quién me diera de beber agua del pozo que está junto a la Puerta de Belén!".

16. Los Tres Valientes irrumpieron en el campamento filisteo, sacaron agua del pozo que está junto a la Puerta de Belén, la trajeron y se la presentaron a David. Pero él no quiso beberla y la derramó como libación al Señor,

17. diciendo: "¡Líbreme el Señor de hacer tal cosa! ¡Es la sangre de estos hombres, que han ido allí exponiendo su vida!". Y no quiso beberla. Esto es lo que hicieron los Tres Valientes.

18. Abisai, hermano de Joab, hijo de Seruiá, era el jefe de los Treinta. Él empuñó su lanza contra trescientos hombres y los mató, ganándose un renombre entre los Treinta.

19. Era el más famoso de ellos, y fue su jefe, pero no llegó a igualar a los Tres.

20. Benaías, hijo de Iehoiadá, era un hombre valiente, rico en hazañas, oriundo de Cabsel. Él mató a los dos héroes de Moab, y fue él quien bajó a la cisterna un día de nieve para matar al león.

21. También mató a un egipcio muy corpulento, que tenía en la mano una lanza. Él enfrentó al egipcio con un garrote, le arrancó la lanza de la mano y lo mató con su propia lanza.

22. Esto es lo que hizo Benaías, hijo de Iehoiadá, y se ganó un renombre entre los Treinta Guerreros.

23. Fue el más famoso de los Treinta, pero no llegó a igualar a los Tres. David lo incorporó a su guardia personal.

24. Asael, hermano de Joab, era uno de los Treinta, y además, Eljanán, hijo de Dodó, de Belén;

25. Samá, de Jarod; Elicá, de Jarod;

26. Jéles, de Bet Pélet; Irá, hijo de Iqués, de Técoa;

27. Abiezer, de Anatot; Sibecai, de Jusá;

28. Salmón, de Ajoj; Majrai, de Netofá;

29. Jeleb, hijo de Baaná, de Netofá; Itai, hijo de Ribai, de Guibeá de los benjaminitas;

30. Benaías, de Pireatón; Hidai, de los torrentes de Gaas;

31. Abí Albón, de Bet Haarabá; Azmávet, de Bajurím;

32. Eliajbá, de Saalbón; Iasen, de Gizón; Jonatán,

33. hijo de Samá, de Harar; Ajiám, hijo de Sarar, de Harar;

34. Elifélet, hijo de Ajasbai, de Bet Maacá; Eliám, hijo de Ajitófel, de Guiló;

35. Jesrai, de Carmel; Paarai, de Arab;

36. Igal, hijo de Natán, de Sobá; Baní, de Gad;

37. Sélec, el amonita; Najrai, de Beerot, escudero de Joab, hijo de Seruiá;

38. Irá, de Iatir; Gareb, de Iatir;

39. Urías, el hitita. Eran treinta y siete en total.



Livros sugeridos


“Como é belo esperar!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.