1. Así fueron terminados el cielo y la tierra, y todos los seres que hay en ellos.

2. El séptimo día, Dios concluyó la obra que había hecho, y cesó de hacer la obra que había emprendido.

3. Dios bendijo el séptimo día y lo consagró, porque en él cesó de hacer la obra que había creado.

4. Este fue el origen del cielo y de la tierra cuando fueron creados. Cuando el Señor Dios hizo la tierra y el cielo,

5. aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra ni había brotado ninguna hierba, porque el Señor Dios no había hecho llover sobre la tierra. Tampoco había ningún hombre para cultivar el suelo,

6. pero un manantial surgía de la tierra y regaba toda la superficie del suelo.

7. Entonces el Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo y sopló en su nariz un aliento de vida. Así el hombre se convirtió en un ser viviente.

8. El Señor Dios plantó un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado.

9. Y el Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles, que eran atrayentes para la vista y apetitosos para comer; hizo brotar el árbol de la vida en medio del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

10. De Edén nace un río que riega el jardín, y desde allí se divide en cuatro brazos.

11. El primero se llama Pisón: es el que recorre toda la región de Javilá, donde hay oro.

12. El oro de esa región es excelente, y en ella hay también bedelio y lapislázuli.

13. El segundo río se llama Guijón: es el que recorre toda la tierra de Cus.

14. El tercero se llama Tigris: es el que pasa al este de Asur. El cuarto es el Éufrates.

15. El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivara y lo cuidara.

16. Y le dio esta orden: "Puedes comer de todos los árboles que hay en el jardín,

17. exceptuando únicamente el árbol del conocimiento del bien y del mal. De él no deberás comer, porque el día que lo hagas quedarás sujeto a la muerte".

18. Después dijo el Señor Dios: "No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada".

19. Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría. Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre.

20. El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada.

21. Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando este se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío.

22. Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre.

23. El hombre exclamó: "¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre".

24. Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne.

25. Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sentían vergüenza.



Livros sugeridos


“Diga ao Senhor: Faça em mim segundo a Tua vontade, mas antes de mandar-me o sofrimento, dê-me forças para que eu possa sofrer com amor.”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.