1. El Señor dijo a Moisés:

2. Ordena a los israelitas que me preparen una ofrenda. Después ustedes la recibirán de todos aquellos que vengan a traerla voluntariamente.

3. Las ofrendas que recogerán son estas: oro, plata y bronce;

4. púrpura violeta, púrpura escarlata y carmesí; lino fino y pelo de cabra;

5. cueros de carnero teñidos de rojo, pieles finas y madera de acacia;

6. aceite para las lámparas, perfumes para el óleo de la unción y para el incienso aromático;

7. piedras de ónix y piedras de engaste para el efod y el pectoral.

8. Con todo esto me harán un Santuario y yo habitaré en medio de ellos.

9. En la construcción de la Morada y de todo su mobiliario te ajustarás exactamente a los modelos que yo te mostraré.

10. Tú harás un arca de madera de acacia, que deberá tener ciento veinticinco centímetros de largo por setenta y cinco de ancho y setenta y cinco de alto.

11. La recubrirás de oro puro por dentro y por fuera, y pondrás alrededor de ella, en la parte de arriba, una moldura de oro.

12. También le harás cuatro argollas de oro fundido y se las colocarás en los cuatro extremos inferiores, dos de un lado y dos del otro.

13. Asimismo, harás unas andas de madera de acacia, las revestirás de oro,

14. y las harás pasar por las argollas que están a los costados del arca, para poder transportarla.

15. Las andas estarán fijas en las argollas y no serán quitadas.

16. En el arca pondrás las tablas del Testimonio que yo te daré.

17. También harás una tapa de oro puro, de ciento veinticinco centímetros de largo por setenta y cinco de ancho,

18. y en sus dos extremos forjarás a martillo dos querubines de oro macizo.

19. El primer querubín estará en un extremo y el segundo en el otro, y los harás de tal manera que formen una sola pieza con la tapa.

20. Ellos tendrán las alas extendidas hacia arriba, cubriendo con ellas la tapa; y estarán uno frente a otro, con sus rostros vueltos hacia ella.

21. Después colocarás la tapa sobre la parte superior del arca, y en ella pondrás las tablas del Testimonio que yo te daré.

22. Allí me encontraré contigo, y desde allí, desde el espacio que está en medio de los dos querubines, yo te comunicaré mis órdenes para que se las transmitas a los israelitas.

23. Tú harás, además, una mesa de madera de acacia, de un metro de largo por medio metro de ancho y setenta y cinco centímetros de alto.

24. La recubrirás de oro fino y le colocarás alrededor una moldura de oro.

25. Luego le pondrás un borde de un palmo de ancho, y adornarás todo el borde con una guirnalda de oro.

26. Después harás cuatro argollas de oro, y las ajustarás a los cuatro ángulos que forman las cuatro patas de la mesa.

27. Las argollas estarán bien cerca del borde, a fin de que sirvan de sostén a las andas que se usarán para transportar la mesa.

28. Harás las andas de madera de acacia y las recubrirás de oro; ellas servirán para transportar la mesa.

29. También harás fuentes, vasos, jarras y tazas de oro puro para las libaciones.

30. Y sobre la mesa pondrás los panes de la ofrenda, que estarán siempre ante mí.

31. Harás, asimismo, un candelabro de oro puro. Tanto la base y el tronco del candelabro como los cálices, los botones y las flores que le servirán de adorno, serán forjados a martillo y formarán una sola pieza.

32. De sus lados saldrán seis brazos: tres de un lado y tres del otro.

33. Cada uno de estos brazos tendrán tres adornos en forma de flor de almendro, los tres con un cáliz, un botón y una flor.

34. El tronco del candelabro, en cambio, tendrá cuatro adornos de esa misma forma, distribuidos de esta manera:

35. un botón irá debajo de los dos primeros brazos que salen de él, el otro estará debajo de los dos siguientes, y un tercero, debajo de los dos últimos.

36. Los botones y las flores formarán una sola pieza con el candelabro, y todo estará hecho con un solo bloque de oro puro, forjado a martillo.

37. Después harás siete lámparas y las dispondrás de manera que envíen la luz hacia adelante.

38. Las tenazas para arreglar los pabilos y sus platillos serán de oro puro.

39. Para hacer el candelabro y todos estos utensilios se empleará un talento de oro puro.

40. Y ten cuidado de hacerlo conforme al modelo que te fue mostrado en la Montaña.



Livros sugeridos


“As almas não são oferecidas como dom; compram-se. Vós ignorais quanto custaram a Jesus. É sempre com a mesma moeda que é preciso pagá-las”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.