1. ¡Vuelve, vuelve Sulamita, vuelve, vuelve, para que te veamos! El Amado: ¿Por qué miran a la Sulamita, bailando entre dos coros?

2. ¡Qué bellos son tus pies en las sandalias, hija de príncipe! Las curvas de tus caderas son como collares, obra de las manos de un orfebre.

3. Tu ombligo es un cántaro, donde no falta el vino aromático. Tu vientre, un haz de trigo, bordeado de lirios.

4. Tus pechos son como dos ciervos jóvenes, mellizos de una gacela.

5. Tu cuello es como una torre de marfil. Tus ojos, como las piscinas de Jesbón, junto a la puerta Mayor. Tu nariz es como la Torre del Líbano, centinela que mira hacia Damasco.

6. Tu cabeza se yergue como el Carmelo, tu cabellera es como la púrpura: ¡un rey está prendado de esas trenzas!

7. ¡Qué hermosa eres, qué encantadora, mi amor y mi delicia!

8. Tu talle se parece a la palmera, tus pechos a sus racimos.

9. Yo dije: Subiré a la palmera, y recogeré sus frutos. ¡Que tus pechos sean como racimos de uva, tu aliento como aroma de manzanas,

10. y tu paladar como un vino delicioso, que corre suavemente hacia el amado, fluyendo entre los labios y los dientes!

11. La Amada: Yo soy para mi amado, y él se siente atraído hacia mí.

12. ¡Ven, amado mío, salgamos al campo! Pasaremos la noche en los poblados;

13. de madrugada iremos a las viñas, veremos si brotan las cepas, si se abren las flores, si florecen las granadas... Allí te entregaré mi amor.

14. Las mandrágoras exhalan su perfume, los mejores frutos están a nuestro alcance: los nuevos y los añejos, amado mío, los he guardado para ti.



Livros sugeridos


“Deus é servido apenas quando é servido de acordo com a Sua vontade.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.