1. En mi lecho, durante la noche, busqué al amado de mi alma. ¡Lo busqué y no lo encontré!

2. Me levantaré y recorreré la ciudad; por las calles y las plazas, buscaré al amado de mi alma. ¡Lo busqué y no lo encontré!

3. Me encontraron los centinelas que hacen la ronda por la ciudad: "¿Han visto al amado de mi alma?".

4. Apenas los había pasado, encontré al amado de mi alma. Lo agarré, y no lo soltaré hasta que lo haya hecho entrar en la casa de mi madre, en la habitación de la que me engendró.

5. El Amado: ¡Júrenme, hijas de Jerusalén, por las gacelas y las ciervas del campo, que no despertarán ni desvelarán a mi amor, hasta que ella quiera.

6. Coro: ¿Qué es eso que sube del desierto, como una columna de humo, perfumada de mirra y de incienso y de todos los perfumes exóticos?

7. La Amada: ¡Es la litera de Salomón! La rodean sesenta guerreros, de los más valientes de Israel:

8. todos ellos provistos de espada, adiestrados para el combate, cada uno con su espada a la cintura por temor a los peligros de la noche.

9. El rey Salomón se hizo una litera con maderas del Líbano.

10. Sus columnas las hizo de plata, su respaldo de oro, su asiento de púrpura, con el interior revestido de ébano.

11. salgan a contemplar al rey Salomón, con la corona que le ciñó su madre, el día de su boda, el día de su alegría.



Livros sugeridos


“Quando te encontrares diante de Deus, na oração considera-te banhado na luz da verdade, fala-lhe se puderes, deixa simplesmente que te veja e não tenhas preocupação alguma”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.