2. Señor, has sido bueno con tu tierra: hiciste volver a los cautivos de Jacob.

3. Suprimiste la deuda de tu pueblo, perdonaste totalmente su pecado.

4. Depusiste todo tu furor, y volviste del ardor de tu cólera.

5. Restablécenos, Dios, salvador nuestro, pon fin a tu resentimiento con nosotros.

6. ¿Estarás siempre irritado con nosotros, de edad en edad proseguirá tu cólera?

7. ¿No volverás, acaso, a darnos vida para que tu pueblo en ti se regocije?

8. ¡Haz, Señor, que veamos tu bondad y danos tu salvación!

9. Quiero escuchar lo que dice el Señor, pues Dios habla de paz a su pueblo y a sus servidores, con tal que en su locura no recaigan.

10. "Cerca está su salvación de los que le temen y habitará su Gloria en nuestra tierra.

11. La Gracia y la Verdad se han encontrado, la Justicia y la Paz se han abrazado;

12. de la tierra está brotando la verdad, y del cielo se asoma la justicia.

13. El Señor mismo dará la felicidad, y dará sus frutos nuestra tierra.

14. La rectitud andará delante de él, la paz irá siguiendo sus pisadas."







“Você deve ter sempre prudência e amor. A prudência tem olhos; o amor tem pernas. O amor, como tem pernas, gostaria de correr a Deus. Mas seu impulso de deslanchar na direção dEle é cego e, algumas vezes, pode tropeçar se não for guiado pela prudência, que tem olhos.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.