1. Después de estos sucesos, Yavé dirigió su palabra a Abram en una visión, y le dijo: «No temas, Abram, yo soy tu protector. Tu recompensa será muy grande.»

2. Abram respondió: «Señor Yavé, ¿qué me quieres dar? Soy un hombre sin hijos, y todo lo que poseo pasará a Eliezer de Damasco.

3. Ya que no me diste descendencia, tendré por heredero a uno de mis sirvientes.»

4. Entonces le llegó una palabra de Yavé: «Tu heredero no será Eliezer, sino un hijo tuyo, nacido de tu propia carne y sangre.»

5. Yavé lo sacó afuera y le dijo: «Mira al cielo y cuenta las estrellas, si puedes. Así será tu descendencia.»

6. Y creyó Abram a Yavé, el que lo tuvo en adelante por un hombre justo.

7. Yavé le dijo: «Yo soy Yavé, que te sacó de Ur de los Caldeos, para entregarte esta tierra en propiedad.»

8. Abram le preguntó: «Señor, ¿en qué conoceré yo que será mía?»

9. Le contestó: «Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años, y también una paloma y un pichón.»

10. Abram trajo todos estos animales, los partió por mitad, y puso una mitad frente a la otra; las aves no las partió.

11. Las aves rapaces se lanzaban sobre la carne, pero Abram las ahuyentaba.

12. Cuando el sol estaba a punto de ponerse, Abram cayó en un profundo sueño y se apoderó de él un terror y una gran oscuridad.

13. Entonces Yavé le dijo: «Debes saber desde ahora que tus descendientes serán forasteros en una tierra que no es suya. Los esclavizarán y los explotarán durante cuatrocientos años.

14. Pero yo vendré a juzgar a la nación que los ha oprimido, y después saldrán cargados de riquezas.

15. En cuanto a ti, irás a reunirte con tus padres en paz, y serás sepultado después de una ancianidad dichosa.

16. Tus descendientes de la cuarta generación volverán a esta tierra que no te puedo entregar ahora, pues la maldad de los amorreos todavía no ha merecido que yo se la quite.»

17. Cuando el sol ya se había puesto y estaba todo oscuro, algo como un calentador humeante y una antorcha encendida pasaron pr medio de aquellos animales partidos.

18. Aquel día yavé pactó una alianza con Abram diciendo: "A tu descendencia daré esta tierra desde el torrente de Egypto hasta el gran río Eufrates.

19. El país de los quenitas, de los ceniceos, y de los cadmoneos,

20. de los hititas, de los fereceos y los refaítas,

21. de los amorreos, de los cananeos, de los jergeseos y los jebuseos."



Livros sugeridos


“Se quiser me encontrar, vá visitar Jesus Sacramentado; eu também estou sempre lá.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.