1. Hijos de Judá: Fares, Hesrón, Carmí, Jur y Sobal.

2. Reaías, hijo de Sobal, engendró a Yajat, Yajat engendró a Ajuma y Lahad. Estas son las familias de los soreatitas.

3. Estos fueron los hijos de Etam: Jizrael, Jismás y Jibdás. Su hermana se llamaba Haselponí.

4. Penuel fue padre de Guedor, y Ezer, padre de Jusá.

5. Estos son los hijos de Jur, primogénito de Efratá, padre de Belén. Asjur, padre de Tecoa, tuvo dos mujeres: Elea y Naará.

6. Naará dio a luz a Ajuzam, Jéfer, los timeítas y los ajastaritas. Estos son los hijos de Naará.

7. Hijos de Elea: Seret, Jesojar, Etnán.

8. Cos engendró a Anub y Sobeba y las familias de Ajarjel, hijo de Harum.

9. Pero Jabés fue más ilustre que sus hermanos, y su madre le dio el nombre de Jabés, diciendo: «Di a luz con dolor.»

10. Jabés invocó al Dios de Israel, exclamando: «Si de verdad me bendices, se ensancharán mis términos, tu mano estará conmigo y alejarás el mal para que no padezca aflicción.» Y le concedió Dios lo que pedía.

11. Caleb, hermano de Sujá, engendró a Mejir, que fue padre de Estón.

12. Estón engendró a Bet-Rafá, Paseaj y Tejiná, padre de Ir-Najás, hermano de Eselón el queniceo. Estos son los hombres de Recab.

13. Hijos de Quenaz: Otoniel y Seraías. Hijos de Otoniel: Jatat y Meonotay.

14. Meonotay engendró a Ofrá, y Seraías engendró a Joab, padre de Gue-Jarasim, pues eran artesanos.

15. Hijos de Caleb, hijo de Jefuné: Iru, Elá y Naán; hijo de Elá: Quenaz.

16. Hijos de Jehaled: Zif, Zifá, Tiryá y Asavel.

17. Hijos de Ezra: Jéter, Méred, Efer y Yalón. Jéter fue padre de María, Samay y Jisbaj, padre de Estemoa.

18. Su mujer, la de Judá, dio a luz a Jered, padre de Guedor, a Jéber, padre de Socó, y a Jecutiel, padre de Zanóaj. Estos son los hijos de Bitía, hija del faraón, que Méred había tomado por esposa.

19. Hijos de la mujer de Odías, hermana de Nájam: el padre de Queilá el garmita y Estemoa el macateo.

20. Hijos de Simón: Ammón y Riná, Ben-Janán y Tilón. Hijos de Jisí: Zojet y Ben-Zojet.

21. Hijos de Selá, hijo de Judá: Er, padre de Lecá, y Ladá, padre de Maresá y las familias de los que trabajan el lino en Bet-Asbea.

22. Joaquim, los hombres de Cozebá y Joás y Saraf, que se casaron en Moab, antes de volver a Belén. Estas son cosas muy antiguas.

23. Ellos eran alfareros y habitaban en Netaim y Gaderá; moraban allí con el rey, trabajando a su servicio.

24. Hijos de Simeón: Nemuel, Yanun, Yarib, Zéraj y Saúl.

25. Salum, su hijo; Mibsam, su hijo; Mismá, su hijo.

26. Hijos de Mismá: Jamuel, hijo suyo; Zacur, hijo suyo; Simí, hijo suyo.

27. Simí tuvo dieciséis hijos y seis hijas, pero sus hermanos no tuvieron muchos hijos, ni se multiplicaron todas sus familias como los hijos de Judá.

28. Habitaban en Bersebá, Moladá, Jasar-Sual,

29. Bilá, Esem y Tolad, Betuel, Jormá, Siquelag,

30. Bet-Marjabot, Jasar-Susim, Bet-Birí y Saarayim.

31. Estas fueron sus ciudades hasta el reino de David.

32. También sus aldeas: Etam, Ain, Rimmón, Toquen y Asán, cinco ciudades,

33. y todas sus aldeas que están en torno a aquellas ciudades, hasta Baalat. Aquí habitaron y se distribuyeron por grupos.

34. Mesobab, Yamlec, Yosá, hijo de Amasías,

35. Joel, Jehú, hijo de Yosibías, hijo de Seraías, hijo de Aviel;

36. Elyoenay, Yaacobá, Jesojaías, Asaías, Adiel, Jesimiel y Benaías,

37. Zizá, hijo de Sifi, hijo de Alón, hijo de Jedaías, hijo de Simrí, hijo de Semaías.

38. Estos que han sido citados por sus nombres son los que vinieron con sus familias y sus casas paternas y se multiplicaron grandemente.

39. Se dirigieron a la entrada de Guedor, hasta el oriente del valle, buscando pastos para sus ganados.

40. Y hallaron pastos abundantes y buenos y una tierra espaciosa, tranquila y segura, pues antes habían morado allí los descendientes de Cam.

41. Estos que se han citado por sus nombres vinieron en tiempos de Ezequías, rey de Judá, y destruyeron las tiendas de aquéllos, y los refugios que allí se encontraban, entregándolos al anatema hasta el día de hoy; y habitaron en lugar de ellos, ya que había allí pastos para sus ganados.

42. Algunos de los hijos de Simeón, en número de quinientos hombres, se fueron a la montaña de Seir, siendo sus jefes Selatías, Nearías, Refaías, Uziel, hijo de Ysí;

43. derrotaron a los restos de Amalec, que habían escapado, y habitaron allí hasta el día de hoy.



Livros sugeridos


“Não há nada mais inaceitável do que uma mulher caprichosa, frívola e arrogante, especialmente se é casada. Uma esposa cristã deve ser uma mulher de profunda piedade em relação a Deus, um anjo de paz na família, digna e agradável em relação ao próximo.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.